Cómo combatir la eyaculación precoz

sábado, 29 de julio de 2017


Cualquier pareja sabe que la vida en conjunto es bastante difícil, en ella influyen muchísimos estados emocionales y hasta físicos. Estos, según se lleven a cabo no deben influir en el desarrollo de la vida en pareja, sino más bien ante alguna situación de estrés saber cómo controlar la situación y que a su vez fortalezca la convivencia.

En este contexto de buenos tratos y convivencia, las relaciones sexuales en la pareja no pueden quedar de lado. Va más allá de verlo como un método rígido de reproducción humana, ya que se pueden tener dichas reacciones, incluso sin llegar al coito. En ellas se busca también el disfrute pleno durante la interacción con quien sea nuestro cónyuge, sea hombre o mujer. Las relaciones sexuales son sin duda, la manera en que una persona le demuestra a otra la atracción física que sienta por esta, llegando a través de ellas a la consumación de la relación amorosa.

Es así como en cuanto a este tema surgen distintas dudas, cómo lograr agradar más a la pareja, cómo durar más en la cama o cómo tener una comunicación efectiva con la pareja para lograr el placer de ambos. Por esto, en primera instancia la pareja funciona como sus propios evaluadores en cuanto al desempeño sexual. Sin embargo, el abordar estos temas puede traer como consecuencia discusiones e inconvenientes, en los cuales según algunos estudios, puede verse más afectada la figura masculina que la femenina.

Suele ser más complicado cuando el problema va más allá de lo psicológico o que se relacione algún tema de convivencia, sino cuando lo biológico ataca al   organismo. En el aparato reproductor masculino se presentan mayores casos de este tipo, predominando a su vez el tema de la eyaculación precoz. Es ahí cuando la preocupación incomoda y ataca al hombre para saber la manera de complacer a su pareja, que pueda lograrse el orgasmo, y por ende tener mayor placer al estar juntos.

Esta disfunción sexual se caracteriza porque la eyaculación se da antes o durante el primer minuto de que se dé comienzo al acto sexual, aun cuando no se ha llegado al coito o penetración. Pero no todo está perdido, ya que gracias a la habilidad con la que puedas contar y una buena asesoría, lograras controlar esta acción y retrasar que ocurra la eyaculación para llegar al orgasmo que tu pareja busca.

Hay que destacar que antes de acudir a cualquier consulta médica y recurrir a los conocimientos científicos, es esencial la comunicación eficaz con la pareja, ya que con la ayuda de esta es que realmente podrás lograr sobrellevar el procedimiento requerido según sea el caso. Al estar ya en consulta, aunque pueda parecerte un tema difícil de abordar, harás todo más complicado si omites algún detalle o síntoma por vergüenza o por temor. Además, no es necesario adelantarse pensando lo peor, ya que puedes contar con diversidad de opciones como, tratamientos naturales, farmacológicos y psicológicos. Incluso, en algunos casos hacer caso omiso al problema puede traer consecuencias tan fatales como la separación o aislamiento sexual. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario